Montse Vila

El Saludo como aliado

Cuando alguien nos saluda, ¿Que pensamos?

Solemos pensar que es una persona educada y si encima lo hace con una sonrisa, pues que es una persona agradable ¿Verdad?

Lo habitual en un aula o cuando vamos a impartir un taller son los saludos grupales.

-Holaaa buenos días,¿Como estáis?

Los beneficios para mí del saludo personalizado son los siguientes:

  • Aporta seguridad
  • Atención centrada en la persona
  • Calma la energía a la hora de entrar al aula o a los talleres
  • Transmite cercanía
  • Muestra respeto
  •  Y si le añadimos una sonrisa genera simpatía.

Cada taller, cada charla, cada presentación de libro me pongo en la puerta a esperar a las personas, sean pequeño o grandes, los recibo con una sonrisa, les ofrezco mi mano en señal de saludo, les digo bienvenidos, les sonrío y les invito a tomar asiento.

Da igual el número de personas que sean y os puedo garantizar que a mis presentaciones viene mucha gente afortunadamente.

El resultado es maravilloso tanto para mí como para quien lo recibe. Tengo que decir que la gente se sorprende que los espere en la puerta pero cuando vuelven a algo mio lo esperan jajajaja.

¿Y cuando se van?

Pues con los más pequeños tengo los dibujos en la puerta para que elijan como se quieren despedir y ellos eligen o cuando voy a las aulas suelo llevar a Splas y directamente se despiden abrazandonos a los dos jajajaja

Para mi el saludo y la despedida marca la diferencia, es muy importante bajar a su altura y darles la bienvenida. De ahí podemos deducir muchas cosas.

  • Como vienen
  • Que transmiten
  • El que no te mira a los ojos
  • Quien necesita mas contacto
  • La necesita espacio personal

Hay una gran diferencia en el paso del tiempo en los talleres y las aulas del primer día al último. El que no te mira, termina mirándote y entran mucho mas calmados al aula.

Probarlo y ya me contareis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 2 =